viernes, noviembre 17, 2006

La ineptitud: El pan nuestro de cada día

El otro día en el "Jabalí Digital" vi el siguiente vídeo:


que me recuerda lo mucho que soportamos muchos de nosotros, viendo como tres, cuatro o cinco cabezas pensantes (?????) se obcecan en discurtir cosas, que para el común de los mortales, con un mínimo de inteligencia le resultan obviedades: dos horas para discutir algo que al cerebro de un Homo Sapiens Sapiens le cuesta media milésima de segundo descifrar: ¡de algo habra que discutir".

Tambien me vino a la memoria aquel viejo chiste de los "remeros japoneses", y ahora todos estaremos pensando en nuestra empresa o centro de trabajo, porque pocos son los lugares en España donde no hay una o dos personas trabajando y 10 dirigiendo..... (¿algún ejemplo?)

Y como, los que me conoceis, ya sabeis que los chistes no son los mio, os recuerdo aquí ese viejo chiste, que he sacado de la página web de un consultor de empresas, lo cual ya nos está dando una pista de por donde va los tiros en las empresas hispánicas:

Cuentan los más veteranos que, hace pocos años, se celebró una competición de remo entre dos equipos de empresas del mismo ramo, una japonesa y la otra española. Tras dar la salida los remesos japoneses imprimieron un fuerte ritmo, empezando a destacarse claramente de los remeros españoles. En la meta, la ventaja del equipo oriental acabó siendo de una hora. La dirección de la empresa española se reunió entonces para analizar las causas de tan bochornosa actuación, llegando a la siguiente conclusión:

"Se ha podido observar que en el equipo japonés había un jefe de equipo y diez remeros, mientras que en el nuestro había un remero y diez jefes de equipo, por lo que el año próximo se adoptarán las medidas adecuadas."

Al año siguiente se repitió la competición y, nuevamente, el equipo japonés empezó a destacarse desde la primera remada; esta vez la ventaja obtenida fue de dos horas y media sobre los españoles. La Dirección volvió a reunirse, tras la bronca de Gerencia, para estudiar lo sucedido y vieron que ese año el equipo japonés de nuevo se compuso de un jefe de equipo y diez remeros, mientras que en el suyo, tras las eficaces medidas adoptadas el año anterior, se componía de un jefe de equipo, dos asesores de gerencia, siete jefes de sección y un remero. Tras un minucioso análisis, se llegó a la siguiente conclusión:

"El remero es un inepto."

Un año más tarde, como no podía ser diferente, el equipo japonés escapó nada más darse la salida. La embarcación española, que aquel año se había encargado al Departamento de Nuevas Tecnologías, llegó con tres horas de retraso. Tras la regata, y a fin de evaluar los resultados, se celebró una reunión al más alto nivel en la sexta planta de la sede social, llegándose a la siguiente conclusión:

"Este año, el equipo nipón optó una vez más por su ya tradicional tripulación, formada por un jefe de equipo y diez remeros. El nuestro, tras una auditoría externa y el asesoramiento especial del Departamento de Organización optó por una formación mucho más vanguardista, que se compuso por un jefe de equipo, tres jefes de sección con plus de productividad, dos auditores externos y cuatro vigilantes de seguridad que no quitaban el ojo al único remero, al que habían sancionado quitádole todos los pluses e incentivos por el fracaso registrado el año anterior."

Tras varias reuniones, se acordó que, "para la próxima regata, el remero será de contratación externa, toda vez que a partir de la décimoquinta milla marina se ha venido observando cierta dejadez en el remero de plantilla, actitud que rozó el pasotismo en la línea de meta."

2 comentarios:

xOsse dijo...

como a vida mesma...

JORGE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.