martes, noviembre 06, 2007

El colmo del ridículo (en los derechos de autor)

Esto de los derechos de autor está llegando al colmo del ridículo, he leido en La Voz de Galicia, que los herederos de Edgar Rice Burroughs, el autor de las noveles de Tarzán, quiere registrar el famoso grito del hombre mono..... Bueno, ustedes me dirán a quien pertenece el grito: ¿al escritor que ideo que un hombre de la selva gritara o al actor o director que pensó como debería ser ese grito,... ? O es que ahora, cada vez que gritemos en "plan salvaje", va a venir alguien de la SGAE a cobrarnos un canon.  Igual sería conveniente ("económicamente" hablando, claro)que alguien creará un personaje que cada vez que se le ocurriera una brillante idea, fuera cruzando un paso de peatones, y se fuera su signo distintivo, eso le conferiría el derecho a que sus herederos cobrarán a todos los que cruzan pensativos un paso de peatones.... ¡Ridiculo!

PD.- ¡Que nadie me copie!  Que la idea se me ocurrió a mi.

1 comentario:

José Luis dijo...

Pues ahi hay mucha gentey animales implicados ya que el famoso grito no era de nadie en cuestion y de todos al mismo timempo.
El grito fue realizado en los estudios de sonido de la Metro y conbinaba ruidos de hiena + camello + violín + soprano + Weissmuller.

Osea que lo justo sería que cobraran todos no ? jajaja

Estos de los derechos de autor y de la SGAE es siempre lo mismo hacer todo lo posible para ganar dinero sin dar ni golpe.

Un saludo